Preparando a los niños #Tecnologia

122 0

Durante la pandemia del COVID-19, el autoaislamiento de las familias en el hogar ha ofrecido muchas oportunidades para el tiempo en familia y el establecimiento de vínculos entre los niños y sus padres o cuidadores. Sin embargo, esto también puede presentar desafíos para los padres, ya que son quienes pueden volver al trabajo cuando los niños, especialmente los bebés y los niños pequeños, se han encariñado con sus cuidadores y se han acostumbrado a quedarse en casa con sus familias.

Archana Basu, PhD, psicóloga clínica, y Nancy Rotter, PhD, codirectora del Programa de Medicina Conductual Pediátrica en MassGeneral Hospital for Children, responden algunas preguntas que los padres pueden tener sobre la preparación de sus hijos cuando ellos regresen al trabajo, y cómo abordar este tema cuando sus hijos no están acostumbrados a estar separados de sus padres para ir a la guardería o a la escuela.

P: Los bebés desarrollan lazos únicos con sus padres a una edad temprana. ¿Qué podemos aprender de la teoría del apego sobre cómo y cuándo los niños desarrollan estos vínculos?

Basu: La teoría del apego es una teoría empíricamente apoyada de la crianza y el desarrollo del niño que describe la calidad de la relación padre-hijo, y cómo se desarrolla. A medida que los padres (o cualquier cuidador constante) responden a las señales de hambre, incomodidad, etc. de sus bebés, éstos desarrollan un sentido de la respuesta y fiabilidad de sus cuidadores. Cuando los cuidadores responden y se adaptan constantemente a las necesidades de su bebé (por ejemplo, recogerlo rápidamente cuando llora, tranquilizarlo y alimentarlo), el bebé desarrolla una sensación de confianza y seguridad de que sus necesidades serán satisfechas. Sin embargo, la relación de apego no consiste simplemente en satisfacer las necesidades de alimentación, sueño, etc. del bebé. La sintonía emocional de los cuidadores es fundamental para la calidad de la relación de apego entre padres e hijos.

Alrededor de los dos años, los niños suelen desarrollar una o dos relaciones de apego primarias con los cuidadores que les brindan la atención más constante y sensible (por ejemplo, con sus padres o madres), y también pueden desarrollar apegos con otras personas (por ejemplo, hermanos, abuelos), incluso en etapas posteriores del desarrollo (por ejemplo, con sus pares). Cabe señalar que la calidad de la relación de apego dentro de cada relación puede ser diferente. Se cree que las relaciones de apego tempranas sirven de plantilla mental para las relaciones posteriores, y se ha demostrado que la calidad de las relaciones de apego primarias es un poderoso predictor del desarrollo social y emocional posterior de los niños.

P: ¿Cómo podrían reaccionar los bebés y los niños pequeños a la separación de sus padres? ¿Cómo pueden los padres prepararse mejor para esta reacción en sus hijos?

Basu: Cuando los bebés y los niños pequeños se separan de sus padres (o de sus cuidadores primarios), lloran, se aferran y pueden mirar frenéticamente hacia sus padres, o acercarse a ellos, para restablecer la cercanía. Se trata de reacciones de adaptación porque los padres, a los que el bebé conoce y en los que confía, le proporcionan protección y cuidados. Se cree que el sistema de apego es una respuesta evolutiva adaptativa porque la necesidad del bebé de estar cerca de un cuidador asegura su supervivencia. Estas reacciones continúan hasta que el bebé se reúne con los padres o, en el caso de una separación más larga, el bebé finalmente se “desgasta” y se tranquiliza. Además de estas reacciones más inmediatas, los niños pequeños, que tal vez no hayan adquirido todavía habilidades lingüísticas, pueden mostrar su incomodidad o preocupación siendo más apegados, quisquillosos o teniendo dificultades con las rutinas de sueño y alimentación. Los niños pequeños que se adaptan a una nueva maestra o a una guardería infantil suelen mostrar estas reacciones en el período de adaptación inicial.

Rotter: Es normal y se espera que los bebés y los niños pequeños experimenten molestias al separarse de sus padres o cuidadores primarios. Puede ser útil para los padres anticipar y planificar estas transiciones, que comprensiblemente pueden desencadenar su propia angustia. A los padres les puede resultar útil tener un plan claramente articulado para dejarlos en la guardería o a cargo de un nuevo cuidador. Por ejemplo, los padres podrían utilizar un juguete o una actividad atractiva (por ejemplo, construir con bloques, leer un libro desplegable, etc.) e invitar al nuevo cuidador a participar en el juego, para ayudar a facilitar la transición. Incluso con un plan en marcha y anticipando la angustia de su hijo, es doloroso para los padres experimentar las lágrimas de su hijo y su aferramiento en el momento de la separación. El autocuidado de los padres, como describe la Dra. Basu con cierto detalle, es esencial para manejar el típico estrés que ellos experimentan.

P: ¿Qué pueden hacer los padres de bebés y niños pequeños que han estado trabajando desde casa durante la pandemia para preparar a sus hijos pequeños para su eventual regreso al trabajo?

 

Rotter: La separación será un área de desafío tanto para los padres como para los niños cuando las guarderías vuelvan a abrir. Los padres pueden experimentar su propia ansiedad por el regreso de los niños a la guardería debido a la preocupación por el COVID-19, y pueden enviar inadvertidamente señales a los niños sobre su propia ansiedad.

Los padres pueden ayudar a preparar a sus hijos para estos desafíos esperados a través de juegos y actividades prácticas. Por ejemplo, puede ser útil hacer que los niños jueguen con muñecas u otros juguetes para demostrar el proceso de ir a la escuela, despedirse y hablar sobre las formas en que las maestras ayudarán a cuidarlos durante el día hasta que los padres regresen. Cuando sea posible, practique visitas a la guardería para volver a familiarizar a los niños con este lugar y ver a los maestros, lo que puede ayudar a facilitar su regreso. Del mismo modo, ayudar a los niños a sentirse cómodos viendo a los adultos y a los niños mayores con mascarillas mediante la práctica en casa, puede ayudarles a adaptarse a usarlas cuando estén afuera. Estrategias como colocar una mascarilla en un muñeco o muñeco de peluche favorito o decorar las mascarillas con pegatinas pueden aumentar la comodidad de los niños. Los padres pueden descubrir que el uso de una mascarilla en la casa, no sólo les sirve para modelar, sino que permite que los niños se acostumbren a ver a otros usándolas.

Basu: A cualquier edad, y especialmente con bebés y niños pequeños, la previsibilidad en las rutinas y los cuidadores comunica un sentido de familiaridad. Esto puede ser tranquilizador y útil durante las grandes transiciones. Por lo tanto, llevar los juguetes u objetos favoritos de los niños o tener fotos de la familia en la guardería puede ayudar. Si es posible, los padres pueden comenzar con días más cortos en la guardería, en lugar de un día o una jornada completos, lo que permite a los niños familiarizarse con su entorno y su maestra en la guardería. Los padres también pueden hablar con la guardería o el preescolar sobre la consistencia de los horarios de cuidado por parte de las maestras, y preguntar sobre cualquier cambio adicional que pueda estar en marcha ahora debido a la pandemia (por ejemplo, el hecho de que las maestras usen mascarillas, o que dejen a los niños en la entrada o en el vestíbulo en lugar de en el aula) para ayudar a sus hijos a prepararse para ello.

Además, muchos niños y familias han experimentado comprensiblemente cambios en sus rutinas como parte de la adaptación a las órdenes de quedarse en casa. Por ejemplo, la hora de la siesta en casa en estos momentos puede ser diferente al horario de la guardería o del preescolar. En el período previo a la reanudación de la guardería, los padres pueden hacer pequeños cambios en las rutinas de sus hijos durante algunos días, de modo que estas rutinas se asemejen más a la rutina de la guardería o del preescolar. Esto puede ayudar a los niños en el proceso de transición y ajuste.

Finalmente, y de manera importante, los padres pueden tener sus propias preocupaciones y también necesitan tiempo para adaptarse. Puede ser útil que los padres se tomen el tiempo de analizar sus propios sentimientos y preocupaciones, y que practiquen el autocuidado, aunque sólo sean unos minutos al día. Los niños aprenden a responder a las situaciones de sus padres y cuidadores, y pueden captar las señales emocionales no verbales de sus padres. Por lo tanto, el autocuidado de los padres es importante no sólo para ellos mismos, sino también para sus hijos.

P: ¿Hay alguna manera de que los padres puedan hablar con sus hijos pequeños sobre lo que pasará cuando regresen al trabajo?

Rotter: Una vez que los padres tienen información específica sobre el plan para que los niños vuelvan a la guardería, mientras regresan al trabajo, puede ser útil ver esto de una manera que un niño pequeño pueda entender. Por ejemplo, los padres pueden mostrar a los niños fotos de las maestras de la guardería o actividades divertidas que han disfrutado allí en el pasado. El uso de materiales de juego para ensayar el proceso de regreso a la guardería, así como la lectura de libros sobre el tema con los niños es útil. Dado que los niños pequeños aún no han desarrollado el sentido del tiempo, hablar con ellos sobre eventos/actividades familiares durante el día puede ayudar a prepararlos para sus nuevos horarios. Por ejemplo, a los padres les puede resultar útil recordar a su hijo que estarán juntos para el desayuno y otra vez para la cena, pero que él almorzará en la escuela con sus maestros y amigos.

P: ¿Cómo podrían responder los niños en edad preescolar (de 3 a 5 años de edad), que ya han formado lazos con sus padres, después de haberse acostumbrado a que estén en casa durante los últimos meses? ¿Qué estrategias pueden utilizar los padres con los niños en edad preescolar? 

Basu: Al igual que los bebés y los niños pequeños, los niños en edad preescolar también es probable que expresen su preocupación por la separación, después de acostumbrarse a que los padres (o cuidadores) estén en casa. Típicamente, los niños en edad preescolar tienen habilidades de lenguaje para expresar muchos de sus pensamientos y sentimientos. Aunque los niños de edad preescolar pueden verbalizar algunas preocupaciones o preguntas, el juego es el lenguaje de los niños pequeños. Los niños de preescolar tienen una vida de fantasía muy rica y, a menudo, elaboran sus sentimientos y exploran ideas en el juego o a través de la narración de cuentos. Por lo tanto, los padres también pueden conocer las preocupaciones o angustias de sus hijos de otras maneras creativas.

Los niños que asistían constantemente al preescolar antes de las órdenes de quedarse en casa probablemente recuerden a sus amigos y maestros e incluso pueden haber estado en contacto con ellos a través de videollamadas. Los niños pueden experimentar sentimientos contradictorios, como querer ver a sus amigos o maestros, pero también extrañar a sus padres. Los padres pueden nombrar y validar la gama de sentimientos que los niños experimentan al volver al preescolar. También pueden utilizar el juego o los cuentos para explorar las preguntas o preocupaciones de sus hijos. En relación con los bebés, es probable que los niños de preescolar recuerden y entiendan que los padres se irán, pero también volverán al final del día, y que pueden acudir a sus maestros de preescolar en busca de ayuda y apoyo durante el día. Si los niños no se han mantenido en contacto con sus amigos o maestros, organizar un encuentro de juego con sus amigos (siguiendo las recomendaciones adecuadas de salud pública) o conducir o caminar por el lugar físico del preescolar son buenas maneras de reintroducir el ambiente preescolar.

 

Los padres también pueden hablar con sus hijos sobre qué cosas serán iguales en el preescolar (por ejemplo, los maestros, los amigos, las rutinas) y cuáles podrían ser diferentes (por ejemplo, los maestros que usan mascarillas). Los padres también deben hablar con sus hijos sobre cualquier inquietud que tengan sobre el coronavirus directamente, en términos de hechos simples. Por ejemplo, los padres pueden decir a los niños que la escuela está escuchando lo que los médicos y los científicos están diciendo sobre la apertura de los centros preescolares de forma segura. Los padres también deberían seguir recordando y practicando las medidas de higiene y salud pública apropiadas. Por último, en el período previo a la reanudación del preescolar, también puede ser útil ajustar el horario de las actividades clave (por ejemplo, la comida, la merienda o la siesta) en casa a las rutinas previstas en el preescolar.

 

P: ¿Existen diferentes estrategias que los padres deberían adoptar con los niños mayores, como los de la escuela primaria, que también pueden estar preocupados por separarse de sus padres?

 

Rotter: Es probable que los niños en edad escolar también experimenten cierta ansiedad por volver a la escuela, después de un largo período en casa, especialmente si son propensos a la ansiedad. Se recomienda prever y preparar a los niños para el regreso a la escuela mediante el uso de juegos de rol y pequeños pasos como conducir por la escuela, jugar con sus amigos y jugar en el patio de la escuela, dependiendo de las restricciones actuales de la pandemia. Hablar con los niños sobre las cosas que serán iguales (por ejemplo, volver al mismo edificio, ver a los amigos) y diferentes (por ejemplo, la distancia física entre los pupitres, el uso de mascarillas, el almuerzo en el aula) también ayudará a su adaptación. Además, predecir y normalizar que los niños pueden sentirse nerviosos al volver a la escuela, y revisar las historias de valentía del pasado—experiencias en las que se sentían ansiosos, pero fueron capaces de dominar un desafío—es una técnica útil.

Related Post