Prevalece brecha de género en #trabajodecente en México: CIMAD

297 0

Entre 2005 y 2020, han existido avances importantes en la participación de las mujeres en el ámbito laboral en México, no obstante, aún prevalecen diferencias en las condiciones laborales generales, igualdad de oportunidades y trato en el empleo entre hombres y mujeres que afectan más a las trabajadoras y las colocan en desventaja frente al objetivo de realizar un empleo productivo y decente, es decir, con un salario justo por lo que aportan a sus empresas, hacia 2030.

Así lo indica la investigación “Trabajo decente en México 2005-2020: Análisis con perspectiva de género, presentada por el Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección (CIMAD) de IPADE Business School, con el apoyo de AT&T México, y la cual toma como marco el objetivo Número 8: “Trabajo decente y crecimiento económico”, dentro de los 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Yvette Mucharraz, Directora del CIMAD, destacó que hoy las mujeres se incorporan con mayor frecuencia en el mercado laboral, por lo que la brecha de participación laboral en los últimos 15 años disminuyó: “la proporción de mujeres que trabajan se ha incrementado en 5 puntos porcentuales; en promedio, 40.7% de mujeres y 75% de los hombres se encuentran en el mercado laboral; mientras que las mujeres han incrementado en casi 10 puntos porcentuales su participación en la alta y media dirección de las empresas en México, lo que representa una tasa de crecimiento promedio anual de 2%”.

Benjamín Alemán, profesor del área de Entorno Económico del IPADE, mencionó que existen mejoras en la mayoría de los indicadores de trabajo decente, tanto en el mercado laboral global como para las mujeres. Sin embargo, “las mujeres registran con mayor frecuencia salarios bajos (39.4% promedio), en comparación con los hombres (36.4% promedio); asimismo, la informalidad afecta más al sexo femenino (58.5% vs. 57.7%) y esta disparidad de género no ha mejorado en los últimos 15 años.”

“Para las mujeres, lograr un balance entre el trabajo y la vida familiar sigue siendo un reto, y es por ello que las empresas deben ofrecer opciones de trabajo más flexibles para atraer, retener y recompensar al talento femenino”, afirmó por su parte Cristina Ruiz De Velasco, Vicepresidenta y Directora General de Atención a Clientes Preferentes en AT&T México. “Estamos cambiando el juego en la representación de las mujeres en un sector dominado por hombres. Pero no solo lo estamos haciendo dentro de la empresa, también lo hacemos afuera”.

Respecto al balance entre los ámbitos laboral, familiar y personal, los especialistas encontraron que la brecha de tiempo libre entre mujeres y hombres se ha ido cerrando lentamente, esto debido esencialmente a que los hombres tienen jornadas laborales excesivas con mayor frecuencia que las mujeres (33.41% ellos; 18.7% ellas), pero las mujeres cuentan con menos tiempo libre por el trabajo doméstico o de cuidado. “Las mujeres tienen 105 horas libres promedio por semana, mientras que los hombres 117 horas”, agregó Benjamín Alemán.

El informe, basado en datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) y la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE) del INEGI, menciona también que la pandemia de COVID-19 ha afectado en especial a las personas ocupadas en el sector informal y a los trabajadores más jóvenes. Asimismo, el efecto parece haber sido mayor en los hombres que en las mujeres: “En el caso de las mujeres, han alcanzado 52% de representación en los puestos de alta y media dirección, resultado, quizás, de la salida desproporcionada de hombres en estos puestos”, puntualizó Alemán.

“Algunos indicadores parecieran mostrar mejoras para las mujeres, pero esto es solo un reflejo de la disminución de la participación laboral de las mujeres o de los hombres y no una mejora genuina de las condiciones laborales femeninas”, agregó Mucharraz.

Related Post