¿Qué hemos aprendido de este escenario?

153 0
Aunque la norma es que las organizaciones proporcionen herramientas para realizar el trabajo desde casa, no siempre son las más adecuadas o necesarias para tener una jornada laboral productiva.
A medida que el trabajo y la vida comienzan una nueva era, las empresas deben aprovechar esta oportunidad para renovar su cultura, mejorar la salud, productividad de sus equipos, y fomentar un mayor sentimiento de pertenencia para su personal.
Cambio, flexibilidad y productividad en el trabajo desde casa.
Ante este escenario, ¿qué cambios se aprendieron durante estos meses de pandemia a través del trabajo en casa?, ¿todos fueron productivos? Con el ajuste en este periodo de pandemia, el trabajo fuera de la oficina, se logró una dinámica más inclusiva para los trabajadores, un ejemplo es que a los padres se les permite estar pendiente de los hijos.
El artículo “Diseñando un mejor mañana” recopila una serie de estadísticas sobre el sentir de los colaboradores,  hacia el trabajo en casa y la manera en que sus empresas los apoyaron logrando adaptarse.
Dentro de este muestra que el 71% de los empleados que no están satisfechos con la flexibilidad en sus centros de trabajo están dispuestos a buscar un nuevo empleo. El 78% de los empleados busca flexibilidad en el lugar en el que trabajan, mientras que el 95% de ellos lo que más busca es la flexibilidad en horarios laborales.
En ese sentido, la flexibilidad que ofrece trabajar desde casa es una constante. Las empresas se pueden asegurar de que cada miembro del equipo tenga garantizado su lugar ideal para tener una jornada laboral tranquila. Sin embargo, para hacerlo realidad, no es suficiente con que las empresas den a su personal la opción de dónde trabajar en determinado día. Las empresas además deben otorgar recursos y apoyo para garantizar la calidad de dichas opciones en el hogar, en una oficina compartida o en cualquier otro lugar.
Para mejorar la experiencia de trabajo de las personas en el corto plazo está el modelo híbrido como una oportunidad para reducir la presión en la oficina a largo plazo, sin disminuir ni tamaño o importancia, liberando espacio para configurar el entorno laboral moderno para esas experiencias que sólo éste es capaz de proporcionar.
Este tipo de apoyos también repercute en la comodidad de los trabajadores, dentro del artículo, antes mencionado, nos deja ver que los trabajadores que se sintieron apoyados durante la pandemia son 2.5 veces más propensos a estar satisfechos con su empleo y 2 veces más propensos a quedarse en esa empresa por más de dos años.
Ahora es el turno de las empresas de adaptar los espacios para el regreso paulatino de sus empleados a sus edificios corporativos. Al otorgar zonas que incentivan a las personas a interactuar con sus redes ampliadas, tanto nuestros lazos débiles como los fuertes, el lugar de trabajo moderno puede ayudar a recuperar el sentimiento de comunidad.
Al seguir un modelo más parecido a una comunidad, donde el espacio le pertenece a los equipos y el espacio individual es compartido, el lugar de trabajo puede entregar una experiencia de equipo inmersiva que mejora la calidad del trabajo.
Los miembros de un equipo necesitan tiempo a solas para dar forma a sus pensamientos, ideas y creaciones, al mismo tiempo requieren de espacios dentro del lugar de trabajo, donde pueden lograr una concentración profunda y productiva mientras se mantienen comunicados con su empresa.

Related Post