¿Qué mira un #reclutador en tu CV?

141 0
Los equipos de reclutamiento tienen uno de los retos más importantes y con menos margen de error dentro de las compañías: la revisión y clasificación de los Currículum Vitae (CV) de los candidatos que quieren entrar a la compañía.
No hacerlo de forma precisa, ágil y orientada a encontrar al candidato más apto, puede derivar en equipos con bajo nivel, poco compromiso y con un alto nivel de rotación.
Y sí, un alto nivel de afluencia de este tipo de documentos puede ser un ‘dolor de cabeza’ para los encargados de Recursos Humanos (RRHH), pero también es una señal positiva para la empresa: significa que algo se está haciendo correctamente y que la imagen de la compañía es tan positiva, que el interés por ingresar y colaborar es muy alto.
Debido a la transformación digital de las empresas, este proceso ahora se realiza en muchos casos de manera automática con software especializados en reclutamiento, que utilizan inteligencia artificial (IA) para realizar el filtrado de los CVs. Esto es fundamental si consideramos que los equipos de reclutamiento no se dan abasto con el número de CVs que reciben a diario.
Según datos de SherlockHR, plataforma de reclutamiento, señalan que un encargado de selección de talento recibe en promedio 250 currículums por cada vacante publicada. Un hecho que sin duda pone a prueba el rendimiento de cualquier reclutador, más si tenemos en cuenta que cada reclutador gestiona varios procesos de selección simultáneamente.
“La tecnología está diseñada para estar al servicio de las personas. Es esa herramienta que nosotros tenemos para tener un aliado estratégico que nos quita de todas las tareas de escaso o nulo valor, para dedicarnos a aquellas que son fundamentales en reclutamiento”, indica Alejandra Martínez, Responsable de estudios de mercado laboral de SherlockHR. “Simplificar los procesos de selección que suelen tornarse muy largos, y reducir el tiempo que se destina a ello, sin comprometer el nivel de precisión, es fundamental para todas las compañías que quieren un elevado nivel de competitividad”, añade.
¿Qué valoran los software de reclutamiento de los candidatos?
  1. Hard Skills
Dependerá del cargo a ocupar, pero en el entorno laboral actual en el que los métodos operacionales han evolucionado hasta volverse cada vez más digitales, e incluso remotos, hay una serie de skills que se vuelven prioridad.
Es por eso que el uso de tecnología y el manejo de programas de operación básicos es fundamental. Destacan las habilidades en diseño y programación; desarrollo de aplicaciones; conocimientos de TI; habilidades para el desarrollo de sitios de comercio digital y ventas online, entre otros.
  1. Soft Skills
Sin duda existen una serie de habilidades blandas que los empleados deben cubrir sí o sí para pasar del proceso de Test a la videoentrevista, y a la lista de 4 finalistas.
Hoy en día las habilidades más demandadas son la comunicación entre colaboradores; habilidades digitales básicas; liderazgo; trabajo en equipo; resolución de problemas bajo presión, entre otros.
  1. Estabilidad laboral
Una buena señal en un colaborador radica en el tiempo que dura dentro de una empresa. Y si bien las generaciones más jóvenes buscan cambios de trabajo de forma más rápida que sus antecesores, no deja de ser una señal positiva el saber que los empleados logran mantenerse durante periodos largos en empresas de renombre.
Esto puede ser una señal de que algunas de las soft skills antes mencionadas, como el trabajo en equipo y la colaboración, están presentes en el candidato.
  1. Extensión
Generalmente se recomienda que el CV sea lo más conciso y claro posible. Aunque más allá de la extensión de la hoja de vida como tal, es importante adjuntar documentos adicionales como certificados, diplomas y desde luego cartas de recomendación que validen que el postulante ha desempeñado y buen rol en otras compañías en la que ha participado.
  1. Referencias a las redes sociales
Si el candidato anexa un enlace a sus redes sociales, puede indicar que se trata de una buena señal en materia de que no tiene nada que esconder.
Esta es una forma de ofrecer una alternativa de búsqueda de información del colaborador con el objetivo de que los reclutadores realmente conozcan más sobre el candidato. Generalmente se incluyen perfiles de redes sociales como Twitter y LinkedIn, en los que puede haber enlaces hacia su trabajo anterior y referencias de lo realizado.
El CV es una carta de presentación que habla mucho del colaborador. Por ello, los equipos de RH deben tener especial cuidado al momento de seleccionar los que mejor se acoplen a las necesidades de la compañía si realmente quieren encontrar al talento que marque una diferencia en favor de la compañía.

Related Post