¿Qué tanto conocemos de los #dispositivos que nos rodean?

174 0
Por Ricardo García
 
Debido a la situación de la pandemia en la que vivimos actualmente en el mundo, nos hemos hecho más dependientes que nunca a la tecnología; todos los dispositivos y programas que utilizamos fueron creados para mejorar nuestro estilo de vida, al tiempo que nos permiten seguir con las actividades rutinarias a la distancia.
 
Estamos tan acostumbrados a vivir de forma tan rápida que no nos detenemos a ver los pequeños detalles de las cosas que nos rodean; por ejemplo, valdría la pena tratar de entender cómo se componen todos los dispositivos tecnológicos que utilizamos, que a simple vista parecen minimalistas y estéticos, pero la realidad es que por dentro tienen un ensamblaje muy complejo.
 
Si pensamos a gran escala, la cantidad de dispositivos electrónicos que se venden globalmente es inmensa. Tan solo en México, a finales del 2020, el INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) registró  88.2 millones de usuarios de teléfonos celulares, cifra que refleja un mercado importante de gran valor para la economía.  En el mismo estudio se reflejó que nueve de cada diez usuarios de teléfono celular disponen de un celular inteligente (Smartphone), mostrando un crecimiento de 3.5%  comparado con el 2019.
 
Estos números muestran la realidad de la interacción constante que tenemos con la tecnología y el gran trabajo que tienen las empresas que manufacturan los dispositivos a los que nos conectamos, que incluyen un proceso de ensamblaje correcto para unir todas sus piezas. Una empresa que se dedica a proveer a estos fabricantes de equipo electrónico, es la firma alemana tesa, la cual también tiene la capacidad de proveer, soluciones post venta a las empresas que reparan aparatos electrónicos, esto a través de una de sus Unidades de Negocio llamada GIM (General Industrial Markets), que entre sus esfuerzos está ofrecer soluciones adhesivas para el mantenimiento y reparación de celulares.

Todos estos dispositivos están formados por pequeños componentes internos que no podemos percibir a simple vista, y que se adhieren con estas cintas. tesa es una empresa que se ha preocupado por alcanzar las exigencias que piden los clientes para la fijación de estos mecanismos. Los dispositivos electrónicos deben aguantar el uso intenso que les damos los consumidores, por lo que su resistencia a las caídas y a los impactos desempeña un papel crucial. En este contexto, tesatiene una amplia variedad de soluciones autoadhesivas que permiten reparar productos cumpliendo con los estándares de los fabricantes originales.

Los celulares son los dispositivos que usamos con mayor frecuencia; estos aparatos que caben en nuestra mano son elaborados con una gran cantidad de materiales, como plástico, vidrio, cerámica, entre muchos otros. Las pantallas están formadas por partículas de cristal líquido que permiten pasar la luz procedente de una lámpara situada detrás; al ser la parte principal del dispositivo, suele sufrir de daños y precisamente cuando hay que realizar alguna reparación interviene tesa 4965, una cinta doble cara que es utilizada para volver a sellar las unidades cuando se dañan, esto debido al adhesivo acrílico el cual tiene propiedades de alta adhesión y resistencia a alta temperatura.
 
Las baterías que dan energía a los teléfonos celulares, contienen elementos como níquel, litio, cobalto, cadmio, zinc y cobre. Y precisamente para esta pieza clave, tesa creó un producto estrella llamado tesa Bond & Detach, un tipo de tecnología adhesiva que permite que las baterías se puedan reposicionar y reemplazar de forma rápida, sencilla y sin dejar residuos; lo que supone un paso importante en términos de sustentabilidad.

Además, existen otros requisitos cada vez más importantes, como la impermeabilidad al agua, la prevención de fugas de luz y la resistencia a los químicos presentes en la piel, como el sudor y las lociones. Las cintas tesa  (tesa es un proveedor directo de los fabricantes de las marcas más reconocidas en la industria electrónica) proporcionan la protección que requieren los componentes minúsculos interconectados en los dispositivos, tanto para cubrirlos de los elementos externos, como para asegurar que estén fijos en las ranuras y placas en donde se han montado.

Todas estas explicaciones acerca de los dispositivos tecnológicos y  los procesos que hay en su fabricación,  son para mostrar el arduo trabajo que hay detrás de cada aparato, y para hacernos conscientes de todas las innovaciones que las empresas tienen que hacer para brindarnos la mejor calidad como usuarios finales, tanto de productos originales así como la  reparación de  éstos mismos.
 
Seguro que en los próximos años veremos aparatos con funciones que nunca hubiéramos imaginado pero que nos harán la vida más práctica, pues como dijo Shimon Peres, poeta, escritor, político y estadista israelí “en la era digital, lo más prudente es atreverse”. 

Related Post