Realidad Extendida en la empresa, ¿es ahora su momento? #Negocios

101 0
José Ramón Varela Vargas, Digital Experience Manager Responsable de XR Barcelona y Product Owner everis NAKA

  Después de un largo período de aparente letargo, hace algunos años vivimos lo que parecía el gran momento de la Realidad Extendida. La aparición de dispositivos que parecían venir del futuro, como las Google Glass y Microsoft Hololens, nos hicieron ver que algo grande estaba pasando. Estos dos gigantes tecnológicos sacaban a relucir su potencia y mostraban el asombroso resultado de varios años de inversión e innovaciones constantes en este campo.

En paralelo, algunos atrevidos emprendedores iniciaban su aventura a través de startups, algunas de ellas financiadas a través de un sistema, también novedoso entonces, de crowdsourcing. Fue el caso de una tal Oculus VR, que, tras su fundación en 2012, lanzó una campaña de kickstarter para llevar a cabo el desarrollo de su primer producto, las Oculus Rift, un dispositivo de realidad virtual pensado para videojuegos que permitiría experiencias inmersivas. Un par de años más tarde, otro gigante tecnológico, Facebook, adquiriría Oculus VR por nada más y nada menos que 2,3 mil millones de dólares.

Así, un sinfín de empresas (Sony, Samsung, ASUS, HTC, Lenovo, Magic Leap) se lanzaron a por este mercado que parecía estar a punto de explotar.

Muchos sectores empezaron a mirar con interés esta tecnología, hasta entonces relegada casi en exclusiva al mundo de los videojuegos. Turismo, Marketing, Retail, Fashion, Educación, Salud, Servicios financieros, y muchos más se lanzaron a experimentar. Las posibilidades parecían infinitas.

Fue una época dorada para las Pruebas de Concepto: quien más, quien menos se apuntaba a probar la tecnología. Las espectaculares “demos” inundaban los eventos tecnológicos y maravillaban hasta a los más escépticos. El potencial de las tecnologías inmersivas empujaba a todos a experimentar, buscando la que quizás sería la próxima gran ola de disrupción.

Sin embargo, tras este período frenético de pruebas, empezaron a surgir preguntas serias:

¿Dónde encaja la XR en la cadena de valor?

¿Qué casos de uso implementar?

¿Cuál es el retorno de la inversión?

¿Es la XR escalable?

En definitiva, ¿qué aporta la XR a mi negocio?

En dar respuesta a estas preguntas, la XR se juega su futuro.

¿Hacia dónde vamos?

El sector de XR ha estado atento, y ha evolucionado enormemente para conseguirlo. Los grandes fabricantes siguen invirtiendo millones en el desarrollo de nuevos dispositivos, cada año salen al mercado un número cada vez más creciente de estos. Cada vez son más potentes, ligeros y económicos. Además, estos han creado programas orientados a las empresas: distribución, administración y soporte de dispositivos a gran escala. El ecosistema de empresas de servicios alrededor de la XR no hace más que crecer. Y la guinda del pastel: el 5G está a la vuelta de la esquina. Con esta tecnología, tendremos un ancho de banda entre 10 y 20 veces mayor al que ofrecen las conexiones actuales, lo que facilitará la transmisión de contenidos mucho más ricos y pesados (como, por ejemplo, escenarios virtuales y objetos 3d) y reducirá los requerimientos necesarios en el dispositivo, trasladando la carga del renderizado al cloud. En el artículo “Will XR be the new killer service to monetize 5G investments, triggered by COVID-19…?” incluso se plantea si la XR será uno de los grandes impulsores de la monetización del 5G.

La persistencia de muchas empresas en buscar casos de uso donde sacar provecho a esta tecnología ha dado muchos frutos y cada vez más abundantes. Numerosos estudios realizados en estas empresas dejan ver la infinidad de casos de uso, a todos los niveles de la cadena de valor: Formación, Showrooms, Asistencia remota, Reuniones, Diseño de productos, On-boarding, son solo algunos de ellos.

El cisne negro: Covid-19

No cabe duda de que la crisis desatada por el Covid-19 ha supuesto un auténtico terremoto que ha dejado en evidencia el grado de madurez digital de prácticamente todas las empresas y sectores. Distanciamiento social, trabajo remoto, educación a distancia, la necesidad de seguir produciendo…. Esta situación ha exacerbado la necesidad de herramientas y plataformas que nos permitan conectarnos y colaborar de forma remota y, por consiguiente, el interés y apetito del mercado por la XR también se ha multiplicado. Un claro ejemplo de esto, lo podemos ver en el artículo “El plan B de la moda”​.

En everis no hemos sido ajenos a estos cambios. Los hemos protagonizado en primera persona y mano a mano con nuestros clientes, desde el hype de las primeras PoCs, la incertidumbre al buscar los mejores casos de uso, la frustración por los obstáculos que han surgido, la satisfacción por los buenos resultados y, sobre todo, el aprendizaje que hemos acumulado a lo largo de todo el camino.

Esto nos ha permitido crear una propuesta de valor diferencial alrededor de la XR en la que diseñamos, implementamos y optimizamos experiencias inmersivas extraordinarias. Este conocimiento y experiencia nos ha permitido ver, no solo lo que hay, sino también lo que falta.

Una plataforma empresarial de XR

Cuando pensamos en una solución empresarial de XR, hay varios requisitos que son imprescindibles:

  • Escalable: debe ser posible añadir tantos usuarios como sea necesario, aumentar la carga y evolucionar para incorporar nuevos requerimientos, y a costes/tiempos previsibles y controlados.
  • Versátil: tiene que poder adaptarse a las circunstancias dinámicas del negocio, cubrir varios casos de uso, integrarse con otros sistemas, extensible, accesible a través de API, etc.
  • Usable: el diseño ha de ser consistente y fácil de utilizar, intuitivo y adaptarse a los estándares de la organización, ofrecer experiencias personalizadas y en múltiples idiomas.
  • Segura: debe ofrecer seguridad granular basada en roles, autenticación de 2 factores, adaptarse a regulaciones legales y normativas, y resiliente ante vulnerabilidades de seguridad.
  • Soporte y actualizaciones: es necesario un soporte a nivel empresarial (bug fixing, parches de seguridad, nuevas funcionalidades, soporte experto, SLAs, etc.)
  • Everis NAKA: Immersive Experiences at scale

Con todo esto en mente, hemos creado everis NAKA, nuestra plataforma empresarial para ayudar a organizaciones de alto nivel a proveer experiencias inmersivas a sus clientes, empleados y colaboradores.

Everis NAKA es una plataforma SAAS multitenant de nivel empresarial de pago por uso.

A través de nuestro framework basado en Escenas, Gadgets y Contenidos, es posible implementar infinidad de casos de uso. Las experiencias pueden personalizarse y adaptarse a la guía de estilos de la organización y se ofrecen distintos niveles de permisos a través de roles de usuario y grupos.

Además, los clientes pueden, de forma autónoma, combinar Ad infinitum sus assets (Escenas, Gadgets y Contenidos) para crear tantas experiencias como sean necesarias.

A través de su API, se pueden desarrollar conectores para acceder a sistemas de negocio y ofrece un nivel de soporte empresarial.

Finalmente, es una solución Ready to run, ya que ofrece una serie de Escenas, Gadgets y Contenidos predefinidos. Tan solo se necesita instalar la aplicación en un dispositivo, iniciar sesión y está lista para usar.

Everis NAKA es un producto desarrollado y financiado por everis y NTT Data, que demuestra el compromiso y apuesta de estas dos organizaciones en el futuro de la XR.

Related Post