¿Se puede ser productivo siendo #socialmente responsable?

160 0

Por Luis Marroquin Díaz

Director General de Fundación Providencia

En la época de la postpandemia es hora de reenfocar los objetivos empresariales, ser relevantes e impactar nuestras comunidades y de esta manera ser más productivos.

La pregunta es: ¿se puede ser más productivo siendo socialmente responsable? Como resultado de este fenómeno de crisis de salud global no solo las empresas, sino también las familias y sus colaboradores han sido altamente afectados. Aquellos esfuerzos de negocio que tengan un enfoque social deberán generar un impacto de sus acciones comerciales y lucrativas en la comunidad donde está inmersas, pero principalmente en sus colaboradores. Estas acciones deben traducirse en una mayor competitividad y sostenibilidad para las empresas. Pero las empresas que se dediquen a invertir en la mejora de las condiciones para sus trabajadores, colaboradores y clientes, sin duda, optimizarán su eficacia y generarán automáticamente más productividad.

Especialistas de la salud y especialmente de la salud mental han concluido que los principales efectos de la pandemia han sido el aumento de la ansiedad y la depresión en la población en general y en los jóvenes principalmente. Ocuparse en la mejora de la calidad de vida de los trabajadores producirá efectos productivos sustanciales. Este no será un gasto sino una inversión con grandes dividendos.

Si consideramos que los empleados y colaboradores de una empresa invierten la mayor parte de su día en su traslado a los lugares de trabajo y en el desempeño de su actividad laboral, el generar un ambiente adecuado para el trabajo y  para atender las necesidades emocionales del equipo de una compañía se traduce en grandes oportunidades de crecimiento.

En Estados Unidos ha surgido un movimiento denomidado el “Factor – T”. Es una iniciativa para consturir una cultura corporativa orientada a inspirar, equipar y activar a los líderes para influir en la transformación de los empleados y de su organización. Consiste en transformar la cultura del lugar de trabajo, estableciendo principios y valores tomados de la Biblia, los cuales producen acciones para el bien común y mayor productividad y crecimiento para las empresas. Genera valor agregado en el cuidado y desarrollo de la fuerza laboral. Empresas como Coca-Cola Consolidated, Chick-fil-A, Tyson Foods entre otros están implementando con gran éxito este proyecto de transformación.  Invertir en las ventajas para la calidad de vida de los trabajadores se puede lograr un mejor clima laboral. Transformar integralmente a las personas y no solo ser considerados meros empleados. Si ellos están bien, su desempeño será mucho mejor.

A través de Fundación Providencia apoyamos a muchas organizaciones de la sociedad civil a multiplicar su impacto social para hacer llegar la ayuda generosa de corazones nobles a causas nobles, y éstas a su vez a miles de beneficiarios en México. Pero también a través de Fundación Providencia estaremos siendo punta de lanza para que en alianza con otras organizaciones podamos implementar en México el “Factor-T”. La inversión en responsabilidad social hará que el 2023 sea un año donde tengamos abundante fruto.

Related Post