Tendencias de consumo de video #Marketing

209 0

Los millennials, que es la generación más grande desde los Baby Boomers, están impactando la forma en la que se consume el contenido en video.

América Latina sigue siendo el mercado de smartphones con mayor crecimiento, con una proyección de 250 millones de usuarios para el 2020, concentrados en México, Brasil, Argentina, Perú, Colombia y Chile. Ésta es una buena noticia para los servicios de streaming, especialmente los que llegan a mercados como Latinoamérica y Asia Pacífico, quienes ven el consumo móvil como un componente significativo de su crecimiento.

En el índice de video global más reciente de Ooyala (Q1 2017), Latinoamérica mostró un crecimiento importante en la cantidad de contenido móvil que se está viendo online. Más de la mitad (56%) de todas las reproducciones de video online se produjeron desde dispositivos móviles durante el primer trimestre, un gran aumento frente al 46% observado en dispositivos móviles en el primer trimestre de 2016.

El contenido de larga duración —de más de 20 minutos—, representaba la mayoría del tiempo de video online visto en televisores conectados, PC, tablets e incluso smartphones, ya que los más jóvenes adoptaron la pantalla más cercana disponible como su primera elección.

Un informe del investigador GFK vio resultados similares, informando que el consumo de video móvil ya ha superado a los equipos de escritorio y pronto se pondría a la par del consumo de video en los televisores tradicionales. Los espectadores observan actualmente cerca de 20 horas de video en televisores en comparación con 17 en smartphones y tablets.

Ese crecimiento móvil resultó del aumento de la velocidad de datos móviles, una disminución en el costo de los datos y, quizá lo más importante, un gran aumento en la cantidad de contenido premium disponible en streaming, tendencias que probablemente continuarán a lo largo del año.

Al menos un informe reciente señaló que más del 25% de los consumidores en Latinoamérica toman por lo menos un servicio de video por suscripción a la carta (SVOD), con —según algunas estimaciones— hasta 5 millones de suscriptores a Netflix. LatAm en los últimos dos o tres años ha sido uno de los mercados de más crecimiento de Netflix.

El crecimiento ha provocado un vacío de contenido y Netflix ha trabajado duro para llenar ese espacio, creando contenido regional. De hecho, Netflix planea estrenar más de cuatro docenas de contenido original específico para LatAm antes de 2018, esto incluye series, películas y comedia stand-up, proyectos en los que participan actores y directores locales, que además se filman en locaciones regionales.

El CEO de Netflix, Reed Hastings incluso ha abordado el tema de las telenovelas, lo que sugiere que Netflix podría producirlas para competir con las emisoras tradicionales en la región. “La gente aprecia su propio talento y los actores que juegan en historias locales y hablan su idioma maravillosamente”, dijo Ted Sarandos, Content Chief, en una entrevista reciente.

Los desafíos para los proveedores de contenidos locales y regionales no se detienen en Netflix.
La principal cadena estadounidense de televisión CBS dijo hace poco que servirá sus servicios de streaming OTT —CBS All Access— comenzando internacionalmente en Canadá el próximo año, y que también se expandirá a otros mercados este año.

All Access debutó en octubre de 2014, y los ejecutivos dijeron durante su anuncio de ganancias del segundo trimestre que esperan 4 millones de suscriptores entre él y el canal hermano Showtime. CBS también dijo que comenzará a tomar más contenido deportivo over-the-top en 2018.

Confrontado con un fuerte empuje de los streamers, más broadcasters y proveedores de contenidos en la región se están moviendo agresivamente hacia la oferta online, comercializando sus propios servicios de suscriptores en un esfuerzo para contener la ventaja que Netflix ha desarrollado en los últimos dos años.

Pero, a menos que prioricen la creación de contenidos para móvil, esa reacción puede resultar tardía. Los espectadores más jóvenes simplemente están alejándose de la televisión tradicional para ver más contenido en línea.

El último trimestre, la autoridad de telecomunicaciones de México (IFT), dijo que el alza de los precios de la televisión de pago impulsó una ráfaga de corte de cable, con los operadores en el primer trimestre perdiendo virtualmente todas sus ganancias de suscriptores a partir de 2016. Muchos usuarios simplemente decidieron estar online.

“Los usuarios tienen más opciones a través de servicios OTT que pueden ofrecer la misma experiencia que la televisión de pago”, dijo el analista y ex miembro de IFT Abel Hibert.

Related Post