Todo lo que debes saber de la cuffing season y su relación con la #pandemia

144 0

¿Habías escuchado de la Cuffing Season? Este fenómeno es muy común,  y por lo regular, comienza entre otoño e invierno. La Cuffing Season se refiere a la época en la que las personas solteras extrañan el calor humano por lo que buscan emparejarse para pasar con alguien el invierno, de hecho su traducción sería algo así como la temporada de esposarse o acurrucarse.

Este año, la Cuffing Season tiene una particularidad: coincide con una pandemia mundial y un confinamiento que viene y va. Empezó a mediados de marzo y, hasta la fecha, la cosa no ha cambiado mucho. Nuestro reloj biológico está desorientado y el invierno se nos está haciendo eterno, por lo que nos preguntamos: ¿Estamos viviendo la Cuffing Season más larga de la historia? ¿Se trata, quizás, de una Cuffing Season dentro de otra Cuffing Season? ¿Cómo podemos empezar una relación cuando todo son restricciones?

Por ello y para que la ansiedad no se apodere de nosotros,  las sexólogas de Platanomelón, nos aclaran algunos puntos:

Las nuevas reglas para el dating

El coronavirus ha cambiado muchas de las maneras de relacionarnos, y una de ellas es la forma de tener citas. A falta de bares, reuniones con amigos y encuentros casuales, las aplicaciones para conocer gente han sido cruciales. Durante el confinamiento, el número de usuarios de estas aplicaciones aumentó un 13,5%. Por lo tanto, en esta Cuffing Season marcada por las restricciones, la única forma de encontrar pareja o compañía para ver Netflix o acurrucarnos es a través de aplicaciones. Según Amarnath Thombre, director ejecutivo de Match Group Americas “los mensajes entre usuarios han aumentado un 40% en la mayoría de las aplicaciones en comparación con el 2019”.

Las chicas solo quieren divertirse

Otra característica de este crossover entre Cuffing Season y pandemia es que las mujeres de menos de treinta años son las grandes protagonistas de las aplicaciones de citas. Son el grupo demográfico que está teniendo más presencia en Tinder y que está generando más actividad. Este es un dato sorprendente porque, en general, los hombres son mucho más activos en las aplicaciones para ligar que las mujeres.

De ansiedad y otros demonios

Durante esta Cuffing Season las ganas de tener pareja no solo provienen del deseo de Netflix y de acurrucarse; sino que la creciente ansiedad a raíz de la pandemia es, definitivamente, un factor determinante para querer pasarla en compañía. Galit Atlas, sexóloga, psicoterapeuta y profesora de la Universidad de Nueva York, está convencida de que un aumento de la ansiedad conduce al deseo de emparejarse. “Cuando tenemos miedo, tendemos a querer estar juntos”, afirma la doctora Atlas. En este momento, y desde el inicio de la pandemia, vivimos tiempos de gran incertidumbre por el futuro, el repunte de Covid y la crisis económica que vendrá. Todo esto, sumado al efecto del aislamiento, la falta de ocio y toda la información que circula por Internet, provoca ansiedad y hace que la gente no quiera estar sola.

Cuando nos invade la nostalgia

Hablando de la nostalgia del afecto, esta Cuffing Season edición coronavirus pasará a la posteridad como el momento de debilidad en el que mucha gente volvió a contactar con su ex. Muchas personas de todo el mundo han estado enviando mensajes o DM de Instagram a sus antiguas parejas después de meses o incluso años de silencio. Las causas de este efecto boomerang pueden ser múltiples: el aburrimiento, la soledad, el miedo a lo desconocido, la creciente conciencia de la propia mortalidad o el interés genuino por la otra persona.

Si quieres saber más de la Cuffing Season, puedes visitar la Eroteca de Platanomelón, donde seguro encontrarás muchas ideas para pasar la cuarentena con o sin pareja.

Related Post