Tres claves para entender la depresión estacional

83 0

Para una buena parte de la población, la temporada navideña es una época anhelada por su ambiente festivo y emotivo. Por el contrario, algunas personas se ven sumidas en un estado de desánimo debido a una mezcla de factores sociales, psicológicos e incluso biológicos. Todos en alguna ocasión hemos experimentado tristeza durante esta época; sin embargo, existe una condición médica que puede pasar desapercibida y podría ser la causante de estos episodios.

 

La depresión estacional, también conocida como trastorno afectivo estacional (TAE), es un tipo de depresión común en invierno que puede llevarnos a experimentar múltiples síntomas.[4]

 

A continuación, te contamos tres claves para entender esta afección:

  1. La influencia de la luz solar en el estado de ánimo

Durante el invierno, la cantidad de luz solar disminuye. Esto provoca alteraciones en la química cerebral asociadas con la depresión.[5] Cuando la luz solar es menor, el cerebro produce menos serotonina, neurotransmisor que regula el estado de ánimo, y, por el contrario, produce más melatonina, hormona que provoca somnolencia y cansancio.[6]

Además, la exposición limitada a la luz solar puede alterar nuestro ritmo circadiano, que influye en los ciclos del sueño, la liberación de hormonas y que a su vez impacta en la salud emocional y mental.[7] Afortunadamente existen herramientas como tristezatest.com que pueden ayudarnos a identificar alteraciones en nuestro estado de ánimo y nos acercan a servicios de atención profesional.

  1. Sus factores genéticos y biológicos

De acuerdo con cifras oficiales, la depresión estacional afecta entre el 4% y 8% de la población general, en una proporción de cuatro mujeres por un hombre.[8] Las mujeres en su época reproductiva son de 2 a 4 veces más propensas a desarrollar TAE, por tanto, se considera que las hormonas femeninas están relacionadas con su incidencia.[9] Además, se sabe que la genética también cumple un papel importante, pues los antecedentes familiares de TAE u otras formas de depresión son un factor de riesgo para su desarrollo.[10]

 

  1. Las presiones sociales durante las festividades

La Organización Mundial de la Salud reconoce que la salud mental se ve impactada de forma positiva y negativa por una combinación de factores individuales, familiares, comunitarios y estructurales.[11] Las festividades invernales a menudo conllevan expectativas sociales de alegría y celebración y suponen una presión para quien no comparte el mismo entusiasmo.

Las personas con factores de riesgo de TAE, pueden ser más propensos de verse afectados por estrés y desmotivación por factores como no tener una estabilidad económica, problemas no resueltos en su vida personal, no haber cumplido metas o experimentar un duelo por la pérdida de seres queridos.[12]

Informarse sobre la depresión estacional puede hacer la diferencia, pues cualquier tipo de depresión puede volverse crónico y, en su forma más grave, conducir al suicidio.[13] Lo más importante es que ante cualquier signo de alerta las personas soliciten ayuda profesional y tengan un diagnóstico oportuno.

Related Post

Verified by MonsterInsights