¿UN SERVICIO COMO LA #TELEMEDICINA SE MANTENDRÁ UNA VEZ QUE TERMINE LA EMERGENCIA SANITARIA?

106 0
Sin lugar a duda, el año 2020 será recordado como un año en el cual el COVID-19 cambió la forma de ver nuestro entorno, cambió los negocios, la economía y lo más importante, transformó al sector salud como uno de los más relevantes. Según datos de FIFARMA, Latinoamérica tiene el 25% de los hospitales del mundo, sin embargo, estos no son suficientes y están concentrados únicamente en las grandes ciudades. Lo que quiere decir que la telemedicina se ha convertido en una herramienta poderosa para garantizar servicios de salud cuando la distancia significa un obstáculo, como lo especifica la Organización Mundial de la Salud (OMS), que para asegurar el acceso en tiempos donde la consulta presencial es una opción limitada y la virtualidad se convierte en un aliado para la atención de pacientes que viven en zonas alejadas y que pueden representar una población vulnerable dentro del contexto actual.
 
De acuerdo con The Competitive Intelligence Unit (The CIU), en México sólo 5% de los 86 millones de internautas han descargado una aplicación de salud o cuidado personal, lo que hace a la telemedicina una opción poco popular en el país hasta el momento. Sin embargo, opciones digitales de atención médica rompen la barrera de la distancia permitiendo una mayor cobertura y la disminución de los costos de viaje, estancia y productividad de los pacientes, lo que proyecta un panorama favorable para el futuro cercano aún después de terminar con las medidas de distanciamiento social.
 
Actualmente en el país ya se cuenta con un marco de operación para la telemedicina desarrollado por la Secretaría de Salud para mejorar modelos organizativos que hagan más eficientes los recursos disponibles y con el que se espera crear una Red Nacional de Telemedicina donde se vean articulados los tres niveles de atención y se vinculen de forma efectiva todas las áreas involucradas en la atención médica.
 
A su vez, también es importante que el paciente sienta el mismo nivel de compromiso como si estuviera en el hospital. Si alguien prueba la telemedicina y no queda satisfecho con la experiencia o el resultado, es posible que no vuelva a probarla, y eso puede contribuir a que disminuyan las reservas de los pacientes, por lo que contar con tecnología y servicios de comunicación eficientes es indispensable para la continuidad del servicio médico alternativo.
 
Para esto, empresas como Zebra cuentan con portafolios de soluciones de comunicación para el cuidado de la salud. Un ejemplo es la computadora táctil series TC51/TC56 de seis núcleos que utiliza hasta un 15% menos de energía, las aplicaciones se ejecutan hasta cinco veces más rápido y la pantalla de cinco pulgadas con panel táctil capacitivo y visibilidad ante la luz del sol ofrece a los empleados un funcionamiento multitáctil sencillo, reconocible y versátil que funciona incluso cuando se moja, con guantes o con un lápiz óptico.
 
Entre sus principales características se encuentra la opción de videollamada y scanner optimizando y el trabajo en la lectura de exámenes y diagnósticos a través de diferentes códigos de barras. Asimismo, cuenta con altos estándares de seguridad, su batería puede ser reemplazada y es de fácil limpieza. A su vez, es compatible con el sistema operativo Android y se conecta a red wifi sin ningún contratiempo.
 
La continuidad de la atención es fundamental para quienes padecen enfermedades crónicas y es imprescindible para evitar que se pierdan diagnósticos de enfermedades que podrían controlarse o curarse si se detectan a tiempo. Sin embargo, según la Organización Panamericana de la Salud los servicios de prevención y tratamiento de las enfermedades no transmisibles (ENT) se han visto gravemente afectados desde el comienzo de la pandemia en la región de las Américas; 64% de los países interrumpieron parcialmente sus servicios de salud, 58% de los pacientes cancelaron la atención a través de telemedicina y finalmente el 50% del personal clínico fue reasignado al área de COVID-19.
 
Por ello, empresas como Zebra trabajan con los proveedores de servicios sanitarios para ampliar y reforzar sus sistemas. ‘‘Nos aseguramos de que nuestros clientes adquieran los dispositivos móviles adecuados, realicen las integraciones correctas con los sistemas de información sanitaria, refuercen sus arquitecturas de red inalámbrica e implementen una mayor seguridad en sus procedimientos. También les ayudamos a realizar soluciones de software que mejoren la planificación de los colaboradores para que no se presente agotamiento en los servicios presenciales y de telemedicina’’, afirmó Andrés Ávila, Gerente de verticales de Zebra Technologies en América Latina.
 
En definitiva, este servicio será esencial durante los próximos años y deberá estar acompañado paralelamente de diferentes soluciones tecnológicas que sean de gran utilidad y beneficio tanto para el personal sanitario como para los usuarios; con acceso fácil y rápido a redes wifi, optimización en su memoria y propósito multifuncional cumpliendo más de una tarea al mismo tiempo; factores decisivos en un país en el cual la penetración de internet apenas alcanza al 73% de la población.

Related Post