Una buena alimentación y ejercicio en los #trabajadores incrementa la productividad en 20%

194 0

Una buena nutrición es la primera defensa contra las enfermedades y nuestra fuente de energía para vivir y estar activo. 1DOC3, la mayor compañía enfocada en telemedicina y bienestar de América Latina con más de 100 millones de consultas virtuales realizadas, describe la importancia de los programas de nutrición en las empresas en México, pues una alimentación adecuada y la práctica de actividad física en los trabajadores puede incrementar los niveles de productividad en 20%.

Para la Dra. Lina Porras Santana, Directora de Salud en 1DOC3, es de gran importancia que las empresas orienten a sus trabajadores a través de la promoción de la salud, en temas de nutrición y alimentación, con el fin de que se siembre una mejor calidad de vida, donde se prevengan enfermedades y se creen hábitos saludables que les permita ser más efectivos en sus quehaceres y conscientes del autocuidado; involucrando indirectamente y de manera positiva a las empresas en la construcción de un personal que se preocupa por su alimentación, es más sano, productivo y genera menos incapacidades y costos.

Aunque la adecuada alimentación es un tema que repercute en todos, sin importar si se está sano o enfermo, se debe luchar contra el sobrepeso y la obesidad en los empleados, ya que estas enfermedades han sido consideradas la epidemia del Siglo XXI, son un fenómeno de alta complejidad, donde características biológicas, y del comportamiento, aspectos sociales e influencias ambientales participan en su prevalencia e incidencia.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año fallecen alrededor de 2.8 millones de personas por obesidad o sobrepeso, por lo cual se ha convertido en un uno de los retos más importantes de salud pública en el mundo, dada su magnitud, rapidez de su incremento y el efecto negativo que ejerce sobre la salud de la población que lo padece, según el reporte de FACSalud de la UNEMI. Además, el costo económico a causa de la malnutrición por exceso surge principalmente por el aumento del gasto en atención sanitaria y una menor productividad económica.

Estimaciones recientes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) la producción económica valoró en $47 mil millones de dólares las pérdidas en las próximas dos décadas a causa de las enfermedades crónicas no transmisibles relacionadas con el exceso de peso que, combinadas con el gasto en atención sanitaria, el costo total será aún mayor. Siendo posible disminuir estos elevados costos a través de estrategias de promoción de la salud desde pequeños cambios en la alimentación.

México y Colombia son los que tienen los máximos legales más altos, con 48 horas laborales a la semana, cuando en promedio deben ser 40, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE); lo que ha llevado a que el trabajo se convierta en un factor que impacta de forma importante en la calidad de vida de la población.

La Dra. Porras comenta que es evidente que cada vez es más complicado que las personas logren llevar un estilo de vida saludable teniendo en cuenta la presión, el estrés y las largas jornadas de trabajo que hacen que los empleados mantengan su tiempo muy limitado y a la vez se encuentran tan exhaustos que no son capaces de realizar actividad física para dar cumplimiento a la recomendación mínima de 150 minutos a la semana que indica la OMS.

Poner atención en lo que se come

La directora insiste en que no se le ha dado la importancia suficiente a la nutrición, pues no siempre es tenida en cuenta en toda su magnitud debido a que en el día a día, muchas veces la comodidad sustituye a la calidad a la hora de comer durante la jornada de trabajo.

¿Es bueno no desayunar? La Dra. Porras responde: Algunas personas optan por alimentos que no son nutritivos en lugar de aquellos que sí lo son, mientras que otras directamente omiten el momento de la comida, especialmente el desayuno o el almuerzo, generando hipoglucemias; esto es una disminución de la concentración de azúcar en la sangre, lo que reduce el período de atención y ralentiza la velocidad con la que se procesa información

Por ejemplo, en personas con deficiencia de hierro, se registra un deterioro en la capacidad física y el desempeño en el trabajo de hasta 30 %, el que se agrega a la aparición de debilidad, flojera y falta de coordinación, que puede ocasionar incluso un accidente laboral cuando se opera maquinaria. Por ende, se debe velar por una alimentación completa en donde se eviten las deficiencias de micronutrientes, ya que no solo se le debe dar importancia a las proteínas, grasas, carbohidratos e incluso las calorías, sino también a los minerales y vitaminas que cubrimos a través de la dieta, ya que participan en relevantes procesos metabólicos y fisiológicos y su alteración puede generar efectos secundarios y/o enfermedades.

Son numerosos los factores que influyen en el desempeño laboral de los trabajadores, entre los que se encuentra la nutrición. Llevar a cabo programas de alimentación mantiene a los trabajadores sanos y productivos, recordemos que son el capital más importante de la empresa, anotó la Dra. Porras.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la OMS dan a conocer que una alimentación adecuada y la práctica de actividad física en los trabajadores puede incrementar los niveles de productividad en 20%.

El estudio de la OIT Food at Work analizó en profundidad las buenas prácticas en el suministro de alimentos en el trabajo, mostrando que los programas que proporcionan un acceso fácil a una alimentación saludable pueden contribuir a prevenir enfermedades crónicas no transmisibles, como hipertensión, obesidad, diabetes y cáncer. Demuestra, además, que las inversiones en alimentación no deben ser consideradas un gasto, ya que se recuperan por una reducción de costos, de ausentismo laboral, de días de enfermedad, de accidentes laborales, y por un aumento de la productividad y la satisfacción en el trabajo, contribuyendo a mejorar la imagen de la empresa y su reputación.

El Día Mundial de la Alimentación se celebra todos los años el 16 de octubre, falta mucho por hacer. La Dra. Porras concluyó: Cuando los trabajadores están relajados y se han alimentado bien, son más productivos, beneficiando a sus empleadores y la familia. Una nutrición adecuada es la base de la productividad, seguridad, mejores salarios y estabilidad laboral, intereses que deben ser compartidos por gobiernos, empleadores, sindicatos y trabajadores. Es necesario definir e implementar intervenciones específicas con participación de los diferentes actores involucrados como empresas, trabajadores, Estado, grupos académicos, etc.

Related Post