Una #FuerzaLaboral Silenciada

225 0

A medida que las organizaciones luchan cada vez más para retener a su fuerza laboral actual, así como para contratar suficientemente rápido para mantenerse al día con la demanda de los consumidores, la investigación global1 en 11 países de The Workforce Institute en UKG expone una brecha problemática entre la voz de los colaboradores y la acción del empleador que – si no se resuelve – puede desvincular a los trabajadores, alimentar la rotación y obstaculizar el rendimiento del negocio.

No se escuchan todas las voces de los empleados.
La gran mayoría (86%) de los empleados considera que no se escucha a las personas en su organización de forma justa o equitativa, y casi la mitad (47%) afirma que las voces menos representadas siguen siendo subestimadas por sus empleadores. En particular, los trabajadores esenciales, los más jóvenes, los que no prestan atención y los que se identifican con razas y etnias desatendidas se sienten menos escuchados que sus compañeros de trabajo.

“Existe una preocupante desigualdad en el circuito de retroalimentación en las organizaciones de todo el mundo. A pesar de que muchos colaboradores se sienten personalmente escuchados por su empleador, la mayoría ve disparidades significativas en las que los empleados son – y no – escuchados”, dijo Chris Mullen, Ph.D., SPHR, SHRM-SCP, director ejecutivo del Workforce Institute de UKG. “En un momento en que las organizaciones están compitiendo desesperadamente para atraer y retener a los mejores talentos, los líderes deben primero escuchar y luego actuar en base a la voz del colaborador con el fin de mantener la estabilidad y el éxito del negocio a largo plazo.”

Los líderes deben escuchar a sus colaboradores o arriesgarse a perderlos.
Dos de cada tres (63%) colaboradores sienten que su voz ha sido ignorada de alguna manera por su jefe o empleador, lo que puede tener un impacto devastador en la retención: Un tercio (34%) de los empleados preferiría renunciar o cambiar de equipo antes que expresar sus verdaderas preocupaciones a la dirección.

“Cuando los colaboradores no se sienten escuchados o sienten que no se satisfacen sus necesidades, es menos probable que aprovechen al máximo su talento y experiencia en su lugar de trabajo, además de que es más probable que busquen esas oportunidades en otros lugares”, dijo Dan Schawbel, socio gerente de Workplace Intelligence, que encuestó a 4,000 empleados y líderes en todo el mundo para el informe. “Sentirse escuchado impulsa un sentido de propósito y pertenencia. Al implementar la retroalimentación de los colaboradores, los líderes pueden crear una cultura organizacional de seguridad psicológica y confianza que prospera cuando su gente prospera.”

El feedback no sólo es bueno para la cultura, sino también para el negocio.
Los colaboradores con un alto sentido de pertenencia (95%) y compromiso (92%) son significativamente más propensos a sentirse escuchados que los que tienen un nivel muy bajo de pertenencia (25%) o compromiso (30%). Esto tiene un impacto notable en el resultado final: Las organizaciones tienen muchas más probabilidades de obtener buenos resultados económicos (88%) cuando sus colaboradores se sienten escuchados, comprometidos y con sentido de pertenencia.

Para profundizar en los datos y saber por qué invertir en las voces de los colaboradores debería ser un imperativo empresarial estratégico, lea el informe ejecutivo The Heard and the Heard-Nots.

Related Post