Vida y Bienestar de Grupo #Gayosso comparte información para afontar el dolor y la pérdida en la familia #doloryperdida

253 0

Grupo Gayosso, la empresa líder en la prestación de servicios funerarios en México comparte información de valor a través de la plataforma Vida y Bienestar que es desarrollada por especialistas en tanatología e invitados especiales sobre temas relevantes de la salud emocional integral. De acuerdo a la OMS, quienes inviertan en salud mental cosecharán beneficios.

En esta ocasión aborda el tema sobre: “El dolor y la pérdida en la familia”, ya que el dolor es un sentimiento que emerge como resultado de la pérdida significativa que tiene un ser humano. Muchas veces es difícil reconocerlo y menos definirlo, pero está presente y hace sentir muy mal a las personas que lo experimentan, ya que algunos sienten opresión en el pecho, algunos otros con una tristeza profunda, etcétera.

Sin embargo, sea cual sea la manera de sentirlo, perder a un ser querido es muy doloroso y de difícil manejo, especialmente en esas ocasiones inesperadas en las que el procesarlo nos requiere de más tiempo. Esto es algo más de lo que ha tocado vivir ahora con la llegada de este virus (SARS-CoV-2), el cual ha venido a trastornar la vida en muchos sentidos.

El proceso que se vive cuando alguien de la familia se infecta de este virus, muchas veces el camino se puede volver un calvario, pues conseguir los insumos necesarios para el manejo de la enfermedad es muy complicado por la demanda que ahora tienen, debido a esta situación que puede provocar gran angustia y/o ansiedad y, por otro lado, ver que el familiar va disminuyendo sus capacidades día con día alimenta estos sentimientos haciendo sentir peor a quienes lo padecen.

Esta vivencia se puede definir como duelo anticipado ya que este desajuste emocional aparece antes de que el ser querido haya muerto. Sin embargo, el miedo está presente, la angustia y el enojo, pero no siempre se cuenta con el tiempo para poder manejarlos pues muchas veces existen otras prioridades, las cuales son de atención inmediata como conseguir medicina, dinero, oxígeno. En ocasiones, a pesar de haber conseguido lo necesario para el ser querido, su cuerpo no responde y fallece.

El miedo, la tristeza y la ira se vuelven a apoderar de las personas porque lo que se creía lejos de nuestra vida se presenta y en ocasiones paraliza, porque no saber cómo responder ante esta situación.

Otro factor que influye en este proceso de desadaptación, es que lo que se acostumbraba a hacer para honrar a los muertos, ahora no se les puede hacer un ritual debido a las circunstancias, entonces nuevamente hay que procesar una manera diferente para resolver la situación. Y es el prepararnos para recibir a nuestro ser querido en cenizas. Este simple hecho vuelve a complicar más aún el proceso de duelo, porque se dice que el ser humano necesita “ver para creer”.

Este duelo puede ser llamado como duelo por pérdida ambigua ya que, entre otras definiciones, se puede decir que es un proceso de desadaptación emocional que se vive cuando se pierde a un ser querido pero no se tiene el cuerpo para velarlo, es decir para verlo, sentirlo e incluso tocarlo.

También es llamado duelo congelado, porque dentro del pensamiento existe alguna esperanza de volverlo a ver, aunque a ciencia cierta se tenga la idea de que falleció. Aunado a esto, muchas familias están viviendo la pérdida de dos o más integrantes de la misma, en un corto tiempo. Sin contar con la pérdida de la vida anterior, el trabajo e incluso hasta el matrimonio, lo cual los llena de confusión y desconsuelo.

El duelo no es un proceso que se viva en conjunto, éste es único e irrepetible y se recomienda vivirlo poco a poco y pérdida por pérdida. Si hoy se reconoce en estas experiencias de las personas que están viviendo una situación similar, se aconseja realizar lo siguiente:

Anotar en una hoja los nombres de las personas que han muerto o las pérdidas que se han tenido, tal vez una relación afectiva con ellas, y la expectativa que se tenía para cada una, en el caso que no sea una persona.
Realizar en círculo, dividido en partes como un pastel; ya que se haya dibujado, anotar en la hoja qué sentimientos inspiran cada uno, esto permitirá tener una visión más clara y ayudará a poner orden los pensamientos y/o sentimientos, por ejemplo, si se perdió a un papá, hermano, suegra, tío, trabajo, matrimonio.
Anotarlos en el sentido del reloj, desde el que más cauce dolor hasta el que menos, recordar que las relaciones con el entorno son diferentes, por lo cual no hay que esperar sentir por todos los mismo y no sorprenderse o que esto cause culpa, por que igual en estos momentos tal vez la pérdida de un trabajo puede afectarnos más que la pérdida de un ser querido.

“El duelo se vive de manera personal, por lo cual se sugiere realizar este ejercicio a solas y con la intención de tener más claridad, ya que conocer y reconocer los sentimientos dará la pauta para el manejo de los mismos”, comentó Anahí Polo, coordinadora del programa de Tanatología en Grupo Gayosso, “Escribir lo que cada uno de los sentimientos o emociones inspira, o lo que más puede afectarnos, podría ser un ejercicio muy efectivo que hará que las personas se sientan mejor y no descartan pedir la ayuda de un profesional”.

Related Post