Ya tengo mi terreno… ¿ahora qué? #Negocios

86 0

La compra de un inmueble representa una importante inversión que algunas personas buscan amortiguar con la adquisición de un terreno y construcción por sí mismos, ya sea de una casa o un negocio.

Entre las ventajas de esta fórmula se encuentran la disminución del capital inyectado al inmueble y el control total de las decisiones sobre éste, pues de la mano de un arquitecto, el dueño puede trazar su construcción a su entero gusto.

“Gracias a más de seis décadas en las que hemos colaborado con prestigiosos despachos de arquitectos, detectamos que la óptima planeación de materiales es uno de los principales factores a considerar para construir de manera independiente”, declaró María Eugenia Salas, gerente de investigación y desarrollo de nuevos productos de Helvex.  “Ya sea para una vivienda o para proyectos más grandes como edificios −sobre todo los más modernos, como los sustentables que pretenden obtener la certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) que aumentan su valor al tiempo que contribuyen a reducir la contaminación medioambiental−, la búsqueda de proveedores se vuelve aún más detallada”.

Si estás planeando iniciar una obra arquitectónica, independientemente de su magnitud y alcance, los expertos de Helvex te ofrecen los siguientes tips en lo que respecta a materiales, para invertir de la mejor forma y así evitar gastos extra o innecesarios.

  1. Divide los procesos administrativos de materiales en: planeación, negociación, pedido, recepción, almacenamiento, uso, resurtido, pago y control. A grandes rasgos cada una de esas etapas consiste en:[1]
  • Planeación. Identificar cada uno de los materiales necesarios para la construcción, así como la cantidad necesaria, incluyendo las posibles mermas o desperdicios.
  • Negociación. Es la formalización de los acuerdos con los proveedores de materiales de construcción. Primero hay que elaborar solicitudes de cotización y una vez recibidas y analizadas, definir con las condiciones de compra: precio, tiempo de entrega, créditos, términos contractuales y garantías de los suministros.
  • En el lenguaje de la construcción, se trata de realizar las distintas requisiciones de materiales. Se recomienda cuidar que la cantidad del material no rebase el presupuesto asignado.
  • Recepción. Una vez recibidos los materiales, hay que corroborar sus especificaciones, integridad y cantidad. Las notas de remisión firmadas son primordiales para amparar que las entregas hayan sido realizadas correctamente.
  • Dependiendo de los diferentes tipos de materiales, éstos podrían requerir almacenamiento en espacios cerrados o abiertos, estratégicamente seleccionados para minimizar los traslados dentro de la obra. Los que se resguardan en espacios cerrados son los que reaccionan al contacto con el aire libre, tienen tamaños pequeños o son costosos; mientras que los que se guardan en sitios abiertos son los inertes, que ocupan gran espacio o se entregan a granel.
  • No es más que la salida de almacén de los materiales para cada jornada de trabajo; cada que se solicite algo, se debe actualizar el nivel de inventario de materiales para evitar quedarse sin algún elemento en particular y con ello retrasar la obra (y generar más gastos por el concepto de mano de obra).
  • En un proyecto bien planeado, no tendría que recurrirse a ello. Lo ideal es realizar un único pedido de materiales al inicio de la obra e irlos ocupando conforme al programa. Al respecto, las mayores ventajas son reducir pagos y procesos, así como avanzar en la construcción acorde al calendario original; mientras que las desventajas pueden ser los costos de resguardo, desperdicio, daño e incluso robo si no se vigilan celosamente.
  • Se trata de solventar las cuotas de lo adquirido para la construcción. Es importante revisar la información fiscal de las empresas involucradas, la correspondencia con los datos de la orden de compra y las entregas físicas consignadas en las notas de remisión, así como fechas, operaciones aritméticas, cálculos de impuestos, etcétera.
  • Consiste en establecer los sistemas que permiten comparar lo ejecutado con lo planeado, detectar errores y desviaciones, así como las causas y posibles soluciones. Así, se podrá decidir oportunamente sobre las acciones correctivas para mejorar o conservar el buen desempeño del proyecto.
  1. En el caso de mobiliario en general y accesorios como grifería y muebles para baño, se recomienda adquirir productos cuyos componentes sean fáciles de conseguir, para poder reemplazarlos a la brevedad si resultan averiados o terminan su vida útil.
  2. Conoce el desempeño de los accesorios que emplearás. Al respecto, María Eugenia Salas comenta: “Es muy recomendable asistir a los show rooms para ver los materiales a comprar para el interior de una edificación. En el caso de Helvex, contamos con un Studio de Proyectos y Especificación para la Construcción (SPEC), donde los profesionales de la construcción pueden comprobar físicamente el desempeño, versatilidad e innovación de las diversas líneas de productos. Una de nuestras ventajas es que para todo tenemos piezas de reemplazo, además de que la vida útil de cada producto, mueble o accesorio instalado es muy alta”.

Seleccionar los materiales y accesorios de una construcción es una tarea que pareciera complicada; pero con estas recomendaciones el proceso podría resultar más sencillo y, sobre todo, ayuda a evitar gastos innecesarios que logran economizar la construcción de un patrimonio que perdurará por generaciones.

[1] “La administración de los materiales en la construcción”. Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Yucatán.

Related Post